Cáncer y azúcar, ¿existe relación?

Image

Azúcar, o sacarosa, esa sustancia que podemos encontrarla en casi todos los productos que más nos gustan, en diferentes colores y texturas, pero a la que nos cuesta tanto resistirnos, y que resulta ser el principal endulzante de nuestra dieta, ¿qué mal puede hacernos? Esa tarta casera que nos hace nuestra abuela con todo el cariño, o ese refresco fresquito que tanto nos “quita la sed” tras un día caluroso. ¿Acaso puede tener algo de malo? Conocida como la droga silenciosa, cada día multitud de investigaciones nos muestran que SÍ, que es uno de los principales culpables de esta epidemia de obesidad que nos está invadiendo, pero quizá muchos no sepan que la relación consumo de azúcar-cáncer, está más que demostrada. Multitud de estudios van poblando nuestras bases de datos en los cuales se relaciona el consumo de este dulce “alimento”.

Es evidente, que la incidencia de cáncer es cada vez mayor en los países desarrollados, y como explica Cordain, L, en 2005, gran parte se debe a nuestras nuevos hábitos alimenticios. Entre ellos se encuentra  la elevada carga glucémica que presentan los alimentos que consumimos, entre otras razones.En 1993, La Vecchia llegó a la conclusión de que aquellas personas que añadían a su café o infusión una cucharada de azúcar, tenían una probabilidad 1,4 veces superior de padecer cáncer de colon que aquellas que no lo hacían. No sólo eso, sino que la proporción subía a 1,6 veces para aquellos que añadían 2 cucharadas de azúcar y hasta un riesgo 2 veces superior para los más golosos, aquellos que echaban 3 o más cucharadas de azúcar a su café.

Como muchos sabréis, el primer efecto que se produce en nuestro organismo para contrarrestar el rápido aumento de glucosa en la sangre, es la liberación por parte del páncreas de una hormona  importantísima, la Insulina, cuya principal función es la regulación de los niveles de glucosa en sangre. Pues no son pocos los estudios que relacionan estos picos de insulina y la secreción de factores IGF, con el crecimiento de las células tumorales, así como su resistencia a diferentes tratamientos. Se sabe que ratones con cáncer, que tenían elevadas concentraciones de IGF e insulina respondían peor al tratamiento de quimioterapia (Long, L, 1998).

Actualmente, el cáncer de mama es, de largo, el tipo de cáncer que más padecen las mujeres, sobre todo en los países del llamado “primer mundo”. Según muchos autores, esto es debido a la dieta que se lleva a cabo en estos países. Es bien conocido que la incidencia del cáncer de mama en los países asiáticos es muy inferior al de los países occidentales. Las isoflavonas de su dieta, o ciertos alimentos con gran poder antioxidante como el té, forman parte fundamental de su dieta, pero el número de investigadores que señala directamente al azúcar como responsable está aumentando día a día, pues aquellas personas que siguen una dieta típica asiática, con menor contenido en azúcar, presentan cinco veces menos cánceres provocados por alteraciones hormonales que las personas que consumen grandes cantidades de este disacárido. Es más, un estudio de la Universidad de Harvard demostró que las mujeres que presentaban unos niveles de IGF1 elevados tenían hasta 7 veces más probabilidades de padecer cáncer de mama que aquellas con valores de IGF1 bajos. Santisteban et al, 1985, ya demostraron como el índice de superviviencia en ratas con cáncer de mama era directamente proporcional a la carga glucémica de su dieta.

Los hombres tampoco se libran de esta epidemia, son muchos los artículos que demuestran que aquellos que se encuentran en el cuartil más elevado en cuanto a concentraciones de IGF tienen más riesgo de padecer cáncer de próstata que aquellos que se encuentran en el primer cuartil, es decir, con las concentraciones de IGF más bajas. Algunos autores dicen que la probabilidad de padecer cáncer puede llegar a ser de….¡¡¡ 9 a 1!!!

Con esta pequeña reseña sólo intento concienciar de los riesgos, y destacar que no todo está en nuestros genes, que el ambiente, lo que comemos o no, puede favorecer el desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

Espero que sea de vuestro interés.

Rubén

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: